La eficiencia energética es el camino

La generación, suministro y consumo de energía son de las actividades humanas que más contribuyen al cambio climático, ya que representan alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. De acuerdo con la ONU, el 13% de la población mundial no cuenta con acceso a servicios modernos de electricidad y 3 mil millones de personas dependen de la madera, el carbón, el carbón vegetal o los desechos de origen animal para cocinar y calentar la comida.


En un informe presentado por el Centro Gilberto Bosques se indica que la implementación de las prácticas de eficiencia energética promueven la optimización del uso de la energía en bienes o en actividades productivas y de servicios, lo cual conduce a que, con menor cantidad de energía, se puedan aumentar los niveles de bienestar y producción.


La eficiencia energética es el resultado de mejoras sustanciales que se realizan para que el funcionamiento de bienes y productos requieran de menor energía para ejecutar sus procesos. Ejemplos de lo anterior, son la modernización de electrodomésticos, la optimización de motores de vehículos para que consuman menos combustible o incluso la evolución de las tecnologías de iluminación como los focos led, que están reemplazando a los convencionales.


El sector tecnológico tampoco escapa de esta tendencia, hace unos meses, les compartí que cuando navegamos en internet, o cuando almacenamos correos electrónicos, fotos o documentos en plataformas tecnológicas, implica una emisión de carbono y uso de energía que muchos ignoramos.


Hoy más que nunca es crucial dar continuidad a todas las políticas públicas que incentiven la eficiencia energética. Recordemos que desde hace años se implementaron programas para la sustitución de refrigeradores de alto consumo energético, modernización de alumbrado público y de ahorro de energía en plantas industriales. Programas que sin duda, deben ser prioritarios en tiempos de austeridad, ya que con independencia de que contribuyen a la reducción de emisiones contaminantes, también generan ahorros en el pago de tarifas de energía eléctrica o de combustibles.


De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, a nivel mundial en 2018, se podrían haber ahorrado alrededor de 4,000 millones de dólares en energía si se hubiera alcanzado una mejora del 3% en la eficiencia energética. Gracias a los acuerdos internacionales, en muchos países se están generando resultados positivos en cuanto al desarrollo de una energía más sostenible, donde la eficiencia energética sigue mejorando y la energía renovable se ha convertido en una opción real para el sector eléctrico, es necesario continuar impulsando estos esfuerzos para cumplir con lo dispuesto en la Agenda 2030.


Nuestro país no cuenta aún con una ley específica en la materia, sin embargo la Ley de Transición Energética y la Ley General de Cambio Climático abordan puntos relacionados con la eficiencia energética. Es por ello que debemos impulsar este tema en la agenda de discusión legislativa y apoyar la consolidación de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUE), un organismo creado para promover la eficiencia energética y que funge como órgano técnico en materia de aprovechamiento sustentable de la energía.


Debemos observar y exigir que la CONUEE cumpla con sus atribuciones, tales como formular y emitir las metodologías y procedimientos para cuantificar las acciones de aprovechamiento sustentable de la energía, verificar disposiciones administrativas de carácter general en materia de Eficiencia Energética, de las actividades que incluyen el aprovechamiento sustentable de la energía y que pueda presentar informes con datos abiertos. Esta última situación no ha sucedido.


El ahorro de energía no solo se trata de apagar las luces que no las utilizamos en casa o la oficina, sino crear una cultura de conciencia sobre la eficiencia energética en nuestro día a día y conocer los beneficios que podemos obtener de dichas prácticas, acciones que nos ayudarán a proteger nuestro planeta y ser una sociedad más resiliente con hábitos sostenibles.


Publicada el 7 de diciembre de 2020 en Político MX

4 vistas0 comentarios