Cuando la IA salva vidas


A partir de la aparición del COVID-19 en la provincia de Wuhan en los últimos días de 2019, el Gobierno Chino comenzó a utilizar tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA) para ayudar al servicio médico nacional a contener la enfermedad. Otras naciones como Corea del Sur y Japón se han apoyado de este tipo de tecnologías para detectar, predecir y detener el brote pandémico. 


Para los países asiáticos la Inteligencia Artificial, el big data y las herramientas de reconocimiento facial contribuyeron significativamente a contener la propagación del COVID-19. Hasta el momento, sabemos que en cierta medida estas acciones fueron exitosas, y al 8 de abril, la ciudad de Wuhan - después de 11 semanas - levantó su estado de cuarentena. 


Las estrategias realizadas, sobre todo por el Gobierno Chino, suponen algunos debates sobre la vulneración y afectación de derechos humanos, no obstante lo anterior, al día de hoy sabemos que el uso de las tecnologías ayudó de muchas formas a contener y mitigar la pandemia:


Big Data: 


Los asiáticos tienen absoluto control digital sobre sus ciudadanos:  toda la información de telefonía móvil, geolocalización y servicios de Internet son compartidos con autoridades, y si bien, esto vulnera los derechos de privacidad y protección de datos, utilizados en momentos de emergencia como el que actualmente vivimos, los resultados pueden ser muy favorables para la sociedad en su conjunto. 

Apps: 


Mediante aplicaciones para dispositivos móviles y fijos, fue posible recopilar datos personales, seguimiento de síntomas y desplazamientos de los usuarios, asignándoles una categoría de acuerdo al nivel de riesgo que representaban para los demás, creando la trazabilidad de la pandemia. Además esta información daba la posibilidad de predecir las probables zonas de infección futuras y atenderlas con oportunidad. En Corea del Sur, mediante servicios de GPS, una aplicación móvil permitía conocer las zonas con brotes o lugares donde estuvieron personas infectadas, así cada ciudadano tenía conocimiento sobre los lugares que no debía frecuentar. 


Drones: 


Estas herramientas se adaptaron para realizar esterilizaciones en espacios abiertos, transportar muestras médicas, realizar capturas térmicas de la población y generar informes sobre el acatamiento de las medidas de aislamiento social. 


Reconocimiento facial: 


China perfeccionó sus sistemas de reconocimiento facial para determinar de una forma más precisa la identidad de las personas, incluso si llevaban cubrebocas, así como identificar a quienes no las utilizaban cuando su uso era obligatorio para evitar contagios. 


Robots: 


En China se hizo uso de robots en hospitales, llevando comida y medicamentos a pacientes en cuarentena infectados por COVID-19, limpiando y sanitizando áreas médicas, actividades muy básicas pero vitales ya que evitaron cualquier posibilidad de contagio a otros seres humanos. También se les pudo ver por las calles repartiendo gel antibacterial a los ciudadanos.


Para lograr todo lo anterior, se hizo un esfuerzo científico basado en el perfeccionamiento de algoritmos de inteligencia artificial que han creado soluciones en los campos de análisis de datos, movilidad, reconocimiento facial y desarrollo de apps que generan chats inteligentes. 


Las herramientas tecnológicas en situaciones de emergencia tienen el enorme potencial de mitigar los impactos negativos de la pandemia, y hacer uso de ellas y de las innovaciones científicas es vital para salvar vidas y enfrentar la crisis de forma efectiva. Sin embargo, también es obligación de las autoridades analizar los riesgos e impactos negativos que su uso e implementación indiscriminadas podrían traer consigo, en el siguiente blog, hablaré de algunos de estos riesgos.   



Referencias: 

  • BBC. “Coronavirus: cómo logró Corea del Sur controlar la propagación del covid-19” (video). 16 de marzo de 2020.  https://bbc.in/34ngxVJ

  • Branco, Alex. “Las tecnologías que ha usado China para detener al coronavirus”. El Español. 18 de marzo de 2020. https://bit.ly/34k3wMm

  • Estévez, Ricardo. “Inteligencia artificial y big data en la lucha contra el Covid-19”. Ecointeligencia. 17 de marzo de 2020.  https://bit.ly/3b05EM4

  • Fernández, Javier G. y Marta Juste Madrid. “Datos para contener la propagación del coronavirus”. Expansión. 24 de marzo de 2020.  https://bit.ly/3aTFTwR

  • Santirso, Jaime. “Corea del Sur: contra el coronavirus, tecnología”. El País. 13 de marzo de 2020.  https://bit.ly/34l6r7C

  • Xinhua en Español. “China apoya desarrollo de nuevas tecnologías en proceso de recuperación de epidemia”. 4 de abril de 2020.  https://bit.ly/2VgtMmT



Suscríbete a mis blogs

Recibe en tu correo mis blogs más recientes

  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook icono social

© 2020 Alejandra Lagunes