¿Hay cura para la infodemia?

En 2019, el World Economic Forum, estimó que para 2020, llegaríamos a generar 44 zettabytes de información. Otra forma de entender la magnitud de la medida, es imaginar la información contenida en 17,200 millones de iphones de 64 GB de memoria, o decir que habrá 40 veces más bytes de datos, que el universo de estrellas que podemos observar. Hasta ahora no hay reportes que indiquen si ya llegamos a esa cantidad de datos generados, pero es probable que sobrepasaremos esa estimación ya que debido a la pandemia, gran parte de la población pasa más tiempo conectada a internet.


Lo anterior ha dado lugar a un sin fin de información falsa que se replica y comparte sin mayor análisis. Este fenómeno se ha visto magnificado en todo el mundo, que la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró que además de una pandemia hay una infodemia, ya que se propagan rumores y desinformación que es vital desmentir ya que esto puede poner vidas en riesgo.


De acuerdo con el Dr. Tedros Adhanom, Director General de la OMS, la infodemia está obstaculizando las medidas de contención del brote, propagando pánico y confusión de forma innecesaria y generando división en un momento en el que necesitamos ser solidarios y colaborar para salvar vidas y poner fin a la crisis sanitaria.


De acuerdo con el diario El País, en Europa, uno de cada cinco casos de manipulación rastreados desde 2015 guarda relación con la COVID19. Este incremento acelerado de información, representa un reto para las instituciones; constantemente se tienen que desmentir teorías de conspiración sobre el surgimiento del virus, comunicar tratamientos realmente efectivos, y evitar que información del tema sea utilizada como instrumento de confrontación política.


El contagio de noticias falsas, infodemia, no es algo que surgió hace un par de meses, lleva ya tiempo gestándose. Recordemos que en años anteriores, se detectaron, en ciertos países, una gran cantidad de “fake news” para incidir en resultados de elecciones nacionales, y para inclinar la balanza de la opinión pública sobre ciertos temas.


Todos los días consumimos una gran cantidad de información de todo tipo, y en específico de la enfermedad COVID-19, a través de Facebook, WhatsApp, Instagram, y demás medios digitales. Vivimos una intoxicación de noticias que no solo nos provocan ansiedad, sino que propagan el miedo, del que se aprovechan ciberdelicuentes, como lo hablé en uno de mis blogs.


Las noticias que consumimos regularmente no solo tienen impacto en cómo nos sentimos y en nuestra prospectiva para el futuro. A nivel macro, si la información correcta es replicada miles de veces, le va a llegar a la persona que la necesita en el momento adecuado. Y gracias a este mar de información, se puede salvar una vida.


Como usuarios, está en nuestras manos el poder de compartir información veráz, valiosa e incluso positiva. Existen ya iniciativas como Future Loop de Peter Diamandis, creador de Singularity University y Presidente de XPrize Foundation, en la que un algoritmo encuentra y agregar notas positivas con relación a la pandemia y las tecnologías exponenciales.


Gobierno, industria, y sociedad tenemos la enorme responsabilidad de contribuir a parar la infodemia, con estrategias e iniciativas de comunicación e información eficaces y de largo alcance, evitando caer en la salida fácil de coartar la libertad de expresión o las críticas constructivas a las estrategias oficiales de mitigación y prevención de la pandemia.


Suscríbete a mis blogs

Recibe en tu correo mis blogs más recientes

  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook icono social

© 2020 Alejandra Lagunes