Educación de las niñas y jóvenes mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas

En la universidad era normal observar que había carreras que en su mayoría eran integradas por hombres. Saber de una mujer estudiando carreras como ingenierías, sistemas computacionales o física, era algo muy raro. Imaginen cuántas mujeres no estudiaron una carrera de “hombres”, por evitar ser la única mujer del salón o abandonarlo por acoso de maestros y/o compañeros.


Ahora sabemos que a ese grupo de carreras y disciplinas de estudio se les denomina STEM (por sus siglas en inglés) acrónimo de los términos Science, Technology, Engineering and Mathematics (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Y aunque la participación de las mujeres en estas carreras ha aumentado en los últimos años, la brecha de género en la educación STEM persiste.


Para conocer el impacto de este fenómeno es necesario medirlo. Se cuenta con informes como el realizado por la UNESCO,: “Descifrar el código: la educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)”. En este informe se advierte que:


  • En países donde las niñas tienen mejores resultados que los niños en las evaluaciones basadas en los planes de estudios, las diferencias pueden ser tres veces mayores que cuando los niños superan a las niñas.

  • Las niñas superan a los niños en muchos países de Asia, mientras que en los Estados Árabes, las diferencias entre los niños y las niñas en ciencias son especialmente grandes, donde las niñas obtienen significativamente mejores resultados que los varones.


Como parte del movimiento internacional HeForShe de la ONU Mujeres, en noviembre de 2016, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) adquirió el compromiso de impulsar la igualdad de género y la no discriminación, y trabajar en favor del desarrollo de las mujeres en el sector de las telecomunicaciones, así como en la búsqueda de condiciones laborales que permitan la formación de liderazgos femeninos.


En cumplimiento de lo anterior, el pasado 12 de marzo el IFT presentó el “Estudio cualitativo sobre la educación de las niñas y jóvenes mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM”), el cual explora el interés de las mujeres jóvenes por estas carreras.


La crisis sanitaria del COVID-19, opacó la difusión de este estudio, el cual tiene gran relevancia porque permite conocer los motivos y las barreras que viven las mujeres para formar parte de las carreras STEM, como son las siguientes:


  • Las causas que llevan a una mujer a estudiar carreras STEM.

  • Identificar cuáles son las barreras y razones de las mujeres para elegir otro tipo de carrera.

  • Entender la manera en que diferentes círculos sociales influyen o son una barrera para estudiar una carrera STEM.

  • Conocer y entender la percepción respecto a las carreras STEM.

  • Identificar cómo es percibida la mujer STEM ideal, su valoración y qué se espera de ella


El estudio también advierte que, de acuerdo con las mujeres que participaron, las carreras STEM son altamente valoradas porque requieren de gran dedicación y estudio, y al mismo tiempo, consideran que las mujeres que se especializan estas áreas deben poseer una inteligencia superior para poder competir con los hombres. Además, uno de los puntos más urgentes del informe, es la necesidad reforzar estas políticas en la educación secundaria ya que de acuerdo a las participantes es en ese nivel educativo donde se tiene la elección de una carrera STEM.


De acuerdo con el observatorio de innovación educativa del ITESM, en la enseñanza de las carreras STEM se debe impulsar su popularidad y profundizar el papel de las áreas que lo conforman para resolver problemas públicos y colectivos. Cada una de estas áreas de estudio pueden contribuir a soluciones a las crisis que enfrentan nuestras sociedades: la ciencia, estudia problemas como el calentamiento global, el cambio climático o la medicina; la tecnología que va desde computadoras hasta la era digital con Inteligencia Artificial y programación; la ingeniería que abarca infraestructura, diseño de edificios o ciudades; y las matemáticas que son un pilar en campos como la economía, contabilidad, inversiones e impuestos, analistas y hasta criptógrafos.


El impulso a que más mujeres participen en las disciplinas STEM, debe de ser nuestro compromiso desde lo social, personal, escolar y familiar. En la Coordinación de la Estrategia Digital lanzamos Código X, una iniciativa que reunió esfuerzos de industria, academia y sociedad civil para involucrar a más niñas en las TIC y darles herramientas para cumplir sus sueños y así puedan tomar decisiones a través de tecnologías habilitadoras.


Esfuerzos como este deben retomarse y replicarse para que todas las niñas puedan soñar con total libertad, y que esos sueños nos ayuden a resolver los problemas del futuro.