¿Es necesario un nuevo internet?

Para algunos expertos en política internacional como Ian Brenmer, “El coronavirus es una crisis global equiparable a la crisis financiera de 2008 pero se produce en un contexto de unas políticas nacionales e internacionales mucho más disfuncionales”; y en consecuencia anticipan que superada la emergencia del Covid1 el mundo experimentará muchos cambios a nivel social y económico, cambios marcados por el liderazgo global de China.


China es la segunda economía del mundo, y al menos hasta hoy, ha podido superar la contingencia de la pandemia, situación que le podría dar una condición de ventaja respecto al resto de los países. Además, desde marzo de 2018, China mantiene una “guerra comercial” con Estados Unidos después de que este último impusiera aranceles a los productos chinos argumentando prácticas desleales de comercio y violaciones de propiedad intelectual.


La disputa comercial entre China y Estados Unidos ha saltado al ámbito tecnológico, donde las dos potencias pelean por el liderazgo en la construcción y estandarización de la red de banda ancha de quinta generación (5G). Ganar esta batalla podría definir quién estaría en condiciones de establecer los estándares de comunicación en los próximos años.


En este contexto, se ha dado a conocer que China busca construir un nuevo internet. La propuesta ha sido presentada ante las Naciones Unidas y ante la Unión Internacional de Telecomunicaciones. El proyecto de denomina "New IP" y tiene el objetivo de mejorar las comunicaciones y adecuarlo para las tecnologías que llegarán en los próximos años, ya que para los chinos, Internet con un funcionamiento diseñado hace décadas no está preparado para soportar todo lo que se avecina.


La propuesta china implica un cambio en el paradigma de las comunicaciones, que pretende reemplazar la forma actual en que funciona internet. En su lugar proponen un nuevo protocolo de internet que permita a los dispositivos que se comuniquen directamente entre ellos y no dependan de un intermediario para establecer comunicación.


Sin duda, Internet requiere fortalecer sus capacidades técnicas para funcionar con nuevas tecnologías como sensores, robots, vehículos autónomos y dispositivos como ropa inteligente. Todas estas tecnologías se alimentarán de grandes cantidades de datos y permitirán que herramientas como el Big Data o la Inteligencia Artificial generen nuevas formas de compartir información y de comunicarnos. Estas capacidades permitirán revolucionar la industria, facilitar el comercio, la comunicación y movilidad.


De acuerdo con la Organización Internet Society; Internet funciona porque los estándares abiertos permiten que todas las redes se conecten a todas las redes” y que “(...) al igual que la política, la coordinación técnica de Internet tiene estas características comunes: abierta, independiente, y dirigida por organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan juntas para cubrir las necesidades de todo el mundo.”


Estas características han sido la clave para el crecimiento exitoso de Internet y su flexibilidad para adaptarse a la demanda tecnológica de nuevos usuarios, permitiendo que cualquiera pueda crear contenido, ofrecer servicios y vender productos sin necesitar el permiso de una autoridad central (descentralización).


Observemos con atención las propuestas que existen para cambiar estos paradigmas, escuchemos las propuestas que gobiernos como el de China están haciendo para mejorar la comunicación y la conectividad de nuestra sociedad, y defendamos todos los principios de neutralidad, libertad de expresión y privacidad que aún tenemos al navegar por internet.