Los bosques, aliados contra el cambio climático

Los bosques cubren un tercio de la tierra, el equivalente a 4,060 millones de hectáreas, esto quiere decir que por cada ser humano que habita el planeta, existen 0.52 hectáreas de bosque. Son uno de los ecosistemas que más beneficios dan a la humanidad y también uno de los más vulnerables y amenazados.


De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 93% de las zonas forestales del mundo son bosques primarios, es decir, aquellos que se han regenerado de manera natural y que no presentan impactos por actividades humanas ni alteraciones significativas y el 3% corresponde a bosques secundarios; áreas impactadas y reforestadas por acciones humanas, estos últimos representan una gran oportunidad para ampliar las zonas forestales y compensar las pérdidas de bosques primarios.


Para lograr una reforestación exitosa, la CONAFOR recomienda contar con semillas de calidad, selección correcta de especies, producción y transporte adecuado al terreno de siembra. Esto sólo es posible con los viveros forestales, donde se producen plantas sanas con mayores probabilidades de sobrevivir y recuperar la vegetación de áreas devastadas. Por este motivo propuse conocer las actividades de los viveros forestales de México, así como los que actualmente operan la CONAFOR, entidades federativas y particulares. Es primordial mantener y fortalecer el sistema de viveros forestales para ayudar al suelo mexicano a regenerarse.


Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) de Glasgow, más de 100 países, entre ellos México, firmaron un acuerdo para detener y revertir la deforestación como una de las medidas necesarias para limitar el aumento de la temperatura de la tierra, este documento llamado Declaración de Glasgow es de gran importancia porque reconoce el papel fundamental que tienen los ecosistemas naturales en la lucha global contra el cambio climático.


Cada vez que un árbol se pierde, se generan gases de efecto invernadero, ya sea por la liberación del carbono guardado en la biomasa o durante la combustión. En 2020 la tasa de deforestación global aumentó 12%, lo que significó la liberación de 2 mil 640 millones de toneladas de carbono a la atmósfera, lo equivalente a la emisión anual de 570 millones de automóviles, esto representa una enorme alerta en la crisis climática, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.


Conservar y aumentar las extensiones de bosques es una de las herramientas más poderosas que tenemos para combatir el calentamiento global y sus efectos. Mientras más bosques perdamos, menores serán nuestras probabilidades de ganar la batalla contra el cambio climático.



FAO. 2021. Evaluación de los recursos forestales mundiales 2020​ - Informe principal. Roma.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Prácticas de reforestación. Manual Básico. México. Comisión Nacional Forestal.


111 visualizaciones0 comentarios