top of page

Inteligencia Artificial: un llamado a la Responsabilidad Social

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en una fuerza que moldea nuestra sociedad


La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en una fuerza que moldea nuestra sociedad de maneras nunca antes imaginadas. Desde asistentes virtuales hasta sistemas de reconocimiento facial, la IA está presente en nuestro día a día. En medio de este avance acelerado, debemos reflexionar sobre el papel clave que desempeña la ética en su uso, desarrollo e implementación.


La ética en la inteligencia artificial se centra en garantizar que los sistemas y algoritmos sean diseñados y utilizados de manera justa, transparente y responsable. Por ello, es necesario considerar las implicaciones éticas que surgen cuando la IA toma decisiones que afectan a las personas, ya sea en el ámbito laboral, médico, jurídico o en nuestras interacciones cotidianas. Algunos ejemplos de cómo se ve la ética en la IA:


  • Sesgos algorítmicos: Los sistemas de IA son nuestro reflejo, es decir, aprenden a partir de datos existentes, lo que puede llevar a la reproducción de sesgos y discriminación. La ética en la IA exige la identificación y mitigación de estos sesgos para garantizar la igualdad de oportunidades

  • Privacidad y seguridad: La IA depende del acceso y análisis de grandes cantidades de datos personales. La ética implica proteger la privacidad de las personas y evitando el mal uso o la divulgación indebida de información confidencial

  • Transparencia y explicabilidad: A medida que la IA se vuelve más compleja, comprender cómo toma decisiones se vuelve fundamental. Los sistemas de IA deben ser transparentes y capaces de proporcionar explicaciones claras sobre cómo llegan a sus resultados. La ética en la IA busca garantizar que las personas puedan entender y cuestionar las decisiones tomadas por los algoritmos


¿Qué acciones podemos tomar para mejorar la ética en la IA y construir un futuro responsable? Para empezar, la IA debe ser diseñada éticamente. También, las organizaciones deben llevar a cabo evaluaciones éticas regulares para identificar y corregir posibles sesgos o impactos negativos. Pero, sobre todo, es necesaria la participación multidisciplinaria.


La IA requiere la colaboración de expertos en ética, profesionales de la IA, científicos sociales, legisladores y la sociedad en general. Esta es la única forma de promover la diversidad de perspectivas y el diálogo abierto contribuirá a decisiones más equitativas y responsables. En México, existen organismos como la Alianza Nacional de Inteligencia Artificial, cuyo objetivo es reconocer y fortalecer el ecosistema de inteligencia artificial en México para mantener el diálogo abierto sobre la IA.


El próximo 18 de julio a las 10 am, se llevará a cabo el webinar: “Ética e Inteligencia Artificial”, el cuál contará con la participación de la Dra. María Elena Estavillo y el Dr. Jorge Enrique Linares y responderán preguntas fundamentales sobre el tema como: ¿Cómo podemos garantizar que la IA se utilice de manera responsable y equitativa? ¿Cómo podemos evitar sesgos y discriminación? ¿Cuáles son los límites éticos en la recolección y el uso de datos? ¿Cómo podemos salvaguardar la privacidad y la seguridad en un mundo cada vez más impulsado por la IA?

Será una conversación muy enriquecedora que no podemos perdernos. Recordemos que es nuestra responsabilidad colectiva asegurarnos de que la IA se desarrolle en beneficio de la humanidad de manera justa y ética. Trabajando en conjunto, podemos construir un futuro en el que la tecnología y la ética vayan de la mano, fomentando un progreso sostenible y equitativo.


Fuente: El Heraldo de México


Comments


bottom of page