COP27: falsas esperanzas


¿Qué es la COP? La Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Clima es la Cumbre Anual que realiza la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Este es el encuentro más importante sobre cambio climático, ya que tiene como objetivo reunir a líderes mundiales y otros actores importantes para que, en conjunto, decidan qué acciones se deben implementar para combatir la crisis climática.


Este año, la COP se realizará en Egipto, del 6 al 18 de noviembre y tiene el reto de presentar los planes para combatir el cambio climático según los objetivos marcados por el Acuerdo de París en medio de una crisis energética, económica y geopolítica.


Este año los efectos del calentamiento global se sintieron con fuerza en forma de sequías, olas de calor, temporales extremos; además, los incendios forestales han superado récords con una frecuencia que preocupa. En China, África y Estados Unidos, por mencionar algunos, las sequías son más intensas y prolongadas. Estos desastres a los que nos enfrentamos son todo menos naturales. A esto se suman el aumento de la inflación mundial, las secuelas que dejó la pandemia por COVID-19 y los impactos crecientes de la invasión rusa a Ucrania.


El conflicto geopolítico ha puesto sobre la mesa un tema importante: el financiamiento de pérdidas y daños que han surgido a causa del cambio climático, así como la inequidad entre países desarrollados y los que están en vías de desarrollo. Esto quiere decir que al incluir este tema en la agenda, las naciones con altos ingresos, responsables de la mayor parte de las emisiones de CO2, se verán obligadas a debatir sobre los fondos para ayudar a los países más vulnerables a combatir el cambio climático.


Sin embargo, algunos de los países más contaminantes del planeta como Rusia o China, han brillado por su ausencia en este magno evento. Pero ese no es el único problema que enfrenta la COP27, este evento que debería ser del interés de todas las personas, compite por la atención del mundo con el evento más esperado: el Mundial de fútbol, que se celebrará en Qatar y empieza el 20 de noviembre, dos días después de que termina la cumbre. Así que la COP27 probablemente será un tema que quede en el cajón de los recuerdos.


Por si no fuera poco, la conferencia se enfrenta a otro problema ante la opinión pública, la empresa Coca Cola es patrocinadora de la cumbre. ¿Por qué es un problema? Una auditoría de marca de 2021 de la ONG Break Free From Plastic descubrió que Coca-Cola fue la empresa que más contaminó con plástico en el mundo durante 4 años seguidos. Y, ante la opinión pública, este patrocinio se vislumbra como un caso de lavado verde corporativo, es decir, que Coca-Cola logró posicionarse como parte de la solución de la crisis climática cuando en realidad es uno de los principales causantes.


En paralelo, la sede de la COP27, también representa un problema enorme, dado el historial en materia de violación de los derechos humanos de Egipto. Las detenciones y encarcelamientos, así como las restricciones de viaje contra los defensores de los derechos humanos han generado un clima de miedo para que las organizaciones de la sociedad civil egipcia participen de forma visible en la conferencia. Recordemos que la sociedad debería de estar jugando un papel clave en la COP27.


Estamos ante un escenario en el que no podemos saber cuál será el resultado final de esta cumbre. Lo que sí está claro es que los países necesitan actuar de forma urgente para mitigar las emisiones y posibilitar la adaptación al cambio climático. Más allá de conferencias, acuerdos y relaciones públicas, necesitamos acciones que garanticen un medio ambiente sano para las presentes y futuras generaciones.



5 visualizaciones0 comentarios