Un medio ambiente saludable es un derecho humano


El pasado 28 de julio, la ONU declaró que todas las personas del mundo tenemos derecho a un medio ambiente saludable, constituyendo así, un paso importante en las acciones para limitar el deterioro de nuestro planeta. Históricamente, países, sociedad civil, juventud, grupos indígenas, activistas y empresas de todo el mundo, han promovido y defendido el derecho a un medio ambiente sano, limpio y sostenible y hoy es una realidad.


La resolución llegó en un momento crítico de la historia de la humanidad, ya que nos enfrentamos a una crisis climática acelerada, a una pérdida de la biodiversidad sin precedentes y a la amenaza constante de la contaminación. Y, aunque esta resolución no obliga a los gobiernos del mundo a darle cumplimiento , expertos en el tema afirman que esta iniciativa puede sentar precedentes para respaldar cambios constitucionales y legales que tendrán repercusiones positivas en el medio ambiente y el bienestar humano.


Todos los países del mundo pueden ser catalizadores del cambio. Por ejemplo, en 2010 la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución sobre el derecho al agua y al saneamiento que condujo a cambios constitucionales y legales en muchos países. Por ejemplo, en México más de mil comunidades rurales obtuvieron acceso al agua potable debido a esta resolución, y en Colombia, el derecho al agua salvó vidas al impedir que las empresas cortaran el suministro a la población por falta de pago durante la pandemia por COVID-19.


El impacto de la resolución sobre el derecho a un medio ambiente saludable tiene un potencial similar para cambiar nuestras vidas. Se espera que logre desencadenar cambios en las leyes medioambientales que implicarán beneficios para la calidad del aire, agua limpia, suelo sano, alimentos producidos de formas sostenibles, energía verde, cambio climático, biodiversidad y la regulación de sustancias tóxicas.


El bienestar de las personas de todo el mundo y la supervivencia de generaciones futuras dependen de la salud de nuestro planeta. Por lo que, afirmar nuestro derecho a un medio ambiente sano no es suficiente. Debemos seguir concientizando y sensibilizando a todas las personas, así como celebrando los esfuerzos que se realizan para preservar y proteger a nuestro planeta.


Estas son algunas acciones sostenibles que podemos emprender para ayudar al medio ambiente, se las comparto esperando que les proporcionen ideas para incorporar pequeños cambios en su día a día pero que en conjunto generarán un gran impacto:


  1. Consumamos local, elijamos frutas y verduras de temporada con comerciantes locales

  2. Busquemos aprender más sobre el medio ambiente y cómo ayudarle, al compartir ese conocimiento más gente será consciente sobre la importancia de cuidar nuestros recursos naturales

  3. Hagamos rondas voluntarias en el lugar donde vivimos para limpiar las calles

  4. Plantemos un árbol, nos ayudan a limpiar el aire y a combatir el cambio climático

  5. Cuidemos el agua, al lavarnos los dientes cerremos la llave, no tiremos en ella productos que la contaminen como aceite, tomemos duchas cortas, guardemos el agua limpia que sale de la regadera mientras se calienta el agua, riega tu jardín con agua de reuso (como la utilizada para enjuagar la ropa) y elige plantas de la región que se adapten al clima local

  6. Sequemos la ropa al aire libre en vez de usar secadora

  7. Siempre que podamos escojamos la bicicleta antes que el coche

  8. Hagamos composta con los residuos y restos de comida

  9. Reusar, reducir y reciclar deben ser las 3 palabras que rijan nuestra vida, disminuyamos nuestro consumo y desechos

  10. Utilicemos menos plástico, tratemos de usar nuestras bolsas de tela

Recordemos que todos los días tenemos la oportunidad de tomar decisiones que ayuden a nuestro planeta. Si todos tomamos decisiones conscientes, entonces podremos hacer la diferencia.





11 visualizaciones0 comentarios